Guardar Como: ¿?, Dirty Projectors, Tito, Los Campesinos!, Holy Holy & Flume

Las vacaciones entraron en sus últimos días y los lanzamientos comienzan a salir del horno. Mes a mes les proponemos hacer un recorrido por los lanzamientos de álbumes que desde DiscoTeQuiero queremos que escuchen y, quien te dice, guarden en su carpeta de música, o su lista de Spotify.

Una vez más el sello MicroDiscos de Gonzalo Elizondo, productor y músico, nos regala, lo que a mi gusto es una de las propuestas más interesantes del mes de febrero.

Cinco micro canciones del artista ¿?, concisas, con un ambiente más bien cálido y espacial, silencios imponentes. Ya habíamos escuchado otro disco de este productor, de la mano de Mariano Di Cesare, cantante de Mi Amigo Invencible y el Príncipe Idiota.

Gran obra de 5 minutos que cuenta con Nicolás Voloschin en guitarra eléctrica y microkorg.

Escrito por Iván Araniti


Tras cinco años del lanzamiento de Swing Lo Magellan y una rotura con Amber Coffman (también parte de la banda), Dirty Projectors, ahora proyecto llevado adelante casi exclusivamente por el talentoso David Longstreth, regresa a «foja cero» (Macri dixit). Y no es casual que este nuevo trabajo lleve el nombre del grupo. En este material una es apuesta más amplia en torno a la rítmica, arreglos vocales, el pop comercial y principalmente el R&B. Recordemos que David colaboró escribiendo varias letras para el aclamado A Seat at the Table de Solange, así que no resulta casual ni extraño que algunas de las canciones de este nuevo trabajo puedan ir pegadas a otras de Beyoncé o Frank Ocean.

En este coqueteo con el R&B comercial es donde Longstreth ingresa y se va, como esquivando cualquier conquista de un hit, algo que confirma en la letra «Keep Your Name», con una varias de líneas dedicadas a Coffman entremedio. Aún así, en «Cool Your Heart», junto D∆WN y Solange nos regala el track más perfectamente pop que ha realizado Dirty Projectors a la fecha. Otros momentos que hacen un indiscutible tenesqueescucharlo a este trabajo son «Little Bubble», una balada con arreglos orquestales que recuerda lo mejor de viejas épocas del proyecto, «Up in Hudson», «Work Together» donde experimenta más sobre rítmicas, samples y autotune. Extrañaremos la voz de Amber Coffman, pero en Dirty Projectors, David Longstreth demuestra que el proyecto sigue y sigue inspirandonos.

Video de «Little Bubble», quizás el mejor track del material

Escrito por Marcos Sebastián Torres


Milton Monsalvo aka Tito, da el puntapié inicial de su discografía solista con Hotel Universo. Luego de viajes por el viejo continente en busca de nuevas fuentes de inspiración, el cantante de Lavanda Fulton indaga (más) dentro de su manera de componer -letra y música- a través de 7 canciones, incluida una pequeña outro llamada «Intro» de poco más de un minuto. Muchas de ellas parecen relatos de imágenes y otras un puñado de declaraciones en primera persona. Este disco se mueve en una vertiginosa decisión de ritmo que te puede llegar a hacer cerrar la ventana de Bandcamp, no por la calidad de bpm; sino más bien por una decisión del uso de ciertos recursos de producción se tornan repetitivos, sin embargo el titubeo que podríamos sentir no es excusa para abortar los 28 minutos del LP. Hotel Universo es atmósfera, descubrimiento, experimentación y canción; y así es como «Simple» se convierte en uno de los tracks que más se disfrutan y puede oírse como un resumen del mismo.

Escrito por Marcos Sebastián Torres


Tras cuatro años de su último disco No Blues, la banda de Gales Los Campesinos! sacó su sexto disco de estudio, Sick Scenes, el pasado 24 de febrero después de cumplir 10 años de banda, mediante el sello Wichita Recordings.

En la tapa una ilustración animé, y en su interior 11 temas furiosos y adolescentes, por contrario de sus letras que evocan a problemas más bien de gente que está entrando a los treinta (su edad), problemas mentales («I Broke Up In Amarante»), adicción a los medicamentos («5 Flucloxacillin»), muerte («Hung Empty») , la tristeza de volver al lugar donde creciste («The Fall of Home») que es mi tema favorito del disco y hasta el estadio italiano Renato Dall Ara (2008).

Un álbum interesante, para escuchar de principio a fin y prestar mucha atención a todas las letras, y no hacer nada más que eso.

Escrito por Iván Araniti


La banda australiana Holy Holy estrenó en febrero su nuevo material Paint. Se mueve entre sonidos que resultaran familiares, las referencias se tornan evidentes, pero queda demostrado que saben como manejar esto a lo largo de las diez canciones del disco.

El valor que distingue a Paint está en la ejecución de las canciones, dotar de energía a cada una de ellas, al menos así se siente. El dúo no le teme a incorporar solos a varios de sus composiciones, si en ello se justifica la idea de revitalizar las canciones y generarnos ese recuerdo inminente a bandas clásicas de los 70s. Pero al igual que ocurría en When the Storms Would Come, su primer material, Holy Holy denota cuidado en su labor de producción y escritura; algo que se percibe en las canciones más redondas «Darwinism», «That Message» ó «True Lovers», (donde abrazan la idea de crear una balada de rock, ayornandola a algo contemporáneo); pero en ese cuidado a veces caen en muchos lugares comunes, quizás por seguridad, y es ahí donde generan dudas. Es un disco de una escucha sencilla, que genera esa sensación de querer volverlo a oír una y otra vez.

Escrito por Marcos Sebastián Torres


Un juego entre la electrónica, el pop y el hip hop es lo que pensamos cada vez que escuchamos al artista australiano ganador de un Grammy por mejor álbum dance/electronic de la mano de Skin (2016). El cual ahora nos sorprendió con «Skin Companion II».

EP compuesto por cuatro temas de diversos estilos, bastante cercano al rap y al hip hop, buenos colchones de synths, melodías pegadizas con un ambiente pesado.

«Enough» tema con el que abre, que contiene un rap de Pusha-T agresivo junto un beat bastante espeso y «Fantastic» el cierre del álbum, trágico, romántico, melodramático, habla de un mundo de plástico.

Esas son las joyas de este Extended Play, bien atractivo y nada alejado de los trabajos anteriores de Flume.

Escrito por Iván Araniti