Luca Bocci: Ahora

En paralelo a los proyectos de bandas, el joven músico mendocino presenta su primer larga duración repleto de canciones memorables

Así es, la escena mendocina es noticia en varios portales y diarios porteños. Cuesta creer que en una ciudad desierto se pueda estar creando un oasis otra vez. Quizás cambió la predisposición de la gente, quizás cambió la actitud de los músicos, quizás sea hype… o, lo más probable, quizás sea una conjunción de estos y otros factores. El hecho es que estamos acá y hay que disfrutar de este presente.

Cuando me junté con Luca hace algunos meses y me mostró algunas incipientes muestras de lo que sería «Ahora», supe que estaba ante algo serio, aunque él lo plantee como un recreo de sus proyecto con Alicia, banda a la cual pertenece.

Durante este último tiempo, el Bocci ha sido un actor importante en la producción de materiales, por ejemplo SAIEG, el disco debut de Simón Poxyran, tocar en Las Luces Primeras durante el 2016, o producir recitales/fiestas/ranchadas en su mítica casa en la Ciudad de Mendoza. Todo esto parece ha servido para decantar sus ideas en las canciones que componen este material.

Artísticamente el disco se planta con un pie en una búsqueda contemporánea que tiene un correlato con artistas como Blood Orange, King Krule o Mac Demarco, una forma sintética y efectiva de elaborar sus canciones. Pero otro pie que pisa fuerte es una vertiente de la segunda época de oro del rock (pop) nacional. Este costado puede resultar casi como un homenaje a Fito, Charly, etc., pero decir que es un homenaje sería quedar en lo superficial; a mi entender esto es utilizado como un recurso para crear algo nuevo.

Foto: Juan Ignacio Genco Intzes

El disco comienza con una pequeña intro a la cual le sigue «Danza», casi como un intro-extended-edition 🤔, un tema que sirve como un pantallazo de lo que serán próximos momento de Ahora. El primer llamado de atención lo hace la tercer canción, «Era de Piscis», donde Luca canta «No quiero estar pensando en que mañana solo seré un recuerdo» como una autorreflexión de la dualidad a la hora de decisiones.

Siempre unido por el concepto de síntesis, la chapa de cantautor se luce en el track que le da nombre a este trabajo, «Ahora» (casi fusionado a la idea de «Era de Piscis»). Pará, no digas «pero se parece al fraseo de…» olvidate de eso, porque tampoco es tan así… Bocci se luce con un par de estrofas de pura inspiración. Y si esa canción no fue suficiente, en «Detener» y «Perla» 👌 lo hace nuevamente.

El costado más pop encuentra sus exponentes en «Archipiélago», en esta él mezcla con -casi solo- 3 acordes sus influencias del indie foráneo y algunos destellos pueden que lo asemejan a la faceta más pulcra de Emmanuel Horvilleur. Pero en la remake de «Füjin ama a Raijin» aborda el género desde su costado más midi-made y hasta experimental, dándose el gusto de poner en la canción muchas capas de sintetizadores y un corte a lo Clics Modernos hacia la segunda mitad.

Ahora se oye como la necesidad de decir, de hacerse escuchar, de catarsis, de mostrarse; y un poco todo eso es lo que hacen que un disco te pueda llegar, no?